Download E-books Anne, la de los tejados verdes PDF

By Lucy Maud Montgomery

“La más dulce recreación de l. a. niñez que se haya escrito.” Mark Twain Anne, l. a. de Tejados Verdes es un clásico de l. a. literatura juvenil, leído por muchas generaciones. Su autora, así como Louise could Alcott con Mujercitas o Lewis Carroll con Alicia en el país de las maravillas, ha creado un universo teñido de lirismo y encanto en el que los angeles infancia brilla como protagonista. Una huérfana pelirroja, pecosa y soñadora se halla internada en un hospicio. Dos hermanos solterones, Marilla y Matthew, deciden adoptarla y llevarla a su granja, Tejados Verdes. Al principio aparece una cadena de obstáculos y rivalidades que Anne, con su chispa, buena voluntad y carácter, que se volverá inconfundible a lo largo de l. a. saga, sortea con inocencia y sensibilidad. Con destreza literaria, Lucy M. Montgomery teje con fineza y humor l. a. trama de l. a. convivencia diaria en un pueblo al que l. a. fantasía de una niña convierte en un universo encantado. En esta primera entrega, los angeles imaginación alocada de Anne cambia para siempre los angeles vida de los habitantes de una pequeña aldea situada en una remota región de Canadá. “La más dulce recreación de los angeles niñez que se haya escrito.” Mark Twain Anne, l. a. de Tejados Verdes es un clásico de l. a. literatura juvenil, leído por muchas generaciones. Su autora, así como Louise could Alcott con Mujercitas o Lewis Carroll con Alicia en el país de las maravillas, ha creado un universo teñido de lirismo y encanto en el que l. a. infancia brilla como protagonista. Una huérfana pelirroja, pecosa y soñadora se halla internada en un hospicio. Dos hermanos solterones, Marilla y Matthew, deciden adoptarla y llevarla a su granja, Tejados Verdes. Al principio aparece una cadena de obstáculos y rivalidades que Anne, con su chispa, buena voluntad y carácter, que se volverá inconfundible a lo largo de l. a. saga, sortea con inocencia y sensibilidad. Con destreza literaria, Lucy M. Montgomery teje con fineza y humor l. a. trama de l. a. convivencia diaria en un pueblo al que los angeles fantasía de una niña convierte en un universo encantado. En esta primera entrega, l. a. imaginación alocada de Anne cambia para siempre los angeles vida de los habitantes de una pequeña aldea situada en una remota región de Canadá.

Show description

Read Online or Download Anne, la de los tejados verdes PDF

Similar Canadian Literature books

Clara Callan: A Novel

In a small city in Canada, Clara Callan reluctantly takes go away of her sister, Nora, who's certain for brand spanking new York. it is a time while the transforming into hazard of fascism in Europe is a continuing fear, and folks get away from fact via radio and the films. in the meantime, the 2 sisters -- enormously varied in character, but inextricably associated via a shared earlier -- attempt to locate their areas in the advanced internet of social expectancies for younger ladies within the Nineteen Thirties.

The Polished Hoe: A Novel

Whilst Mary-Mathilda, essentially the most revered ladies of the island of Bimshire (also referred to as Barbados) calls the police to admit to a criminal offense, the result's a shattering all-night vigil that brings jointly components of the island's African prior and the tragic legacy of colonialism in a single epic sweep. Set within the West Indies within the interval following international struggle II, The Polished Hoe -- an Essence bestseller and a Washington publish e-book international such a lot valuable booklet of 2003 -- unravels over the process twenty-four hours yet spans the collective adventure of a society characterised by way of slavery.

The Stone Carvers

In 1867 a good-natured Bavarian priest, is shipped via God and mad King Ludwig to the wilds of North the United States. quickly the backwoods are reworked right into a parish and the settlers right into a congregation, and Joseph Becker, a woodcarver, meets his destiny spouse. a number of a long time later, Joseph Becker teaches his spectacular carving talents to his grandchildren.

A World Elsewhere

Beloved writer Wayne Johnston returns to the territory of his number 1 nationwide bestseller The Colony of Unrequited goals with this sweeping story of ambition, regret and hope.
 
A global somewhere else is an miraculous paintings of literature with all of the hallmarks of Wayne Johnston's so much liked and acclaimed novels: outsiders longing for attractiveness, goals that threaten to overpower their makers, and not likely romance. the thrashing middle of this tale is the touching dating among a father and his followed son. This sweeping story immerses us in St. John's, Princeton and North Carolina on the shut of the nineteenth century. Landish Druken is a powerful determine: broader than such a lot doors, quick-witted and sharp-tongued. As a pupil at Princeton, he's befriended via Padgett "Van" Vanderluyden, son of the wealthiest guy in the USA. Years later, while Landish and his son flip to Van for support, he invitations them to his self-constructed fort and pulls them into his internet of lies and deceit.

Extra info for Anne, la de los tejados verdes

Show sample text content

Las luces eléctricas deslumbraban sus ojos, el fragrance y el susurrar de l. a. gente l. a. mareaban. Deseaba hallarse entre el auditorio con Diana y Jane, que parecían estarlo pasando espléndidamente. Se encontraba aprisionada entre una dama fornida vestida de seda rosa y una joven alta de mirada desdeñosa que llevaba un vestido de encaje blanco. los angeles dama fornida miró ocasionalmente en derredor e inspeccionó a Anne a través de sus quevedos, hasta que ésta, que period muy brilliant a que los angeles examinaran así, sintió l. a. imperiosa necesidad de gritar, y los angeles joven del vestido de encaje hablaba en alta voz con los angeles que se encontraba a su lado, sobre los �patanes campesinos» y las �bellezas rústicas» riéndose por anticipado de los despliegues de talento neighborhood que había en el programa. Anne pensó que odiaría a l. a. del vestido blanco hasta el fin de sus días. Para desgracia de Anne, se hospedaba en el inn una recitadora profesional y había consentido en declamar. period una mujer delgada, de ojos oscuros, que llevaba una magnífica túnica de tela gris plateado, como rayos de luna, con gemas en el cuello y en su oscuro cabello. Poseía una voz espléndida y un maravilloso poder de expresión que hicieron enloquecer al auditorio. Anne, olvidándose por el momento de sí misma y de todas sus dificultades, escuchó arrebatada y con los ojos brillantes; pero cuando el recitado hubo terminado se cubrió repentinamente el rostro con las manos. Nunca podría levantarse y recitar después de aquello, nunca. �Es que había siquiera pensado que podría recitar? �Oh, si sólo estuviera de vuelta en Tejados Verdes! En ese momento poco propicio pronunciaron su nombre. De algún modo, Anne, quien no no longeró el pequeño sobresalto de sorpresa de los angeles muchacha vestida de encaje blanco, aunque tampoco hubiera comprendido el cumplido que esto significaba, se puso de pie y se adelantó como atontada. Estaba tan pálida que Diana y Jane en el auditorio se apretaron las manos nerviosamente. Anne period víctima de un dominante ataque de miedo escénico. Ninguna de las veces que recitara en público con anterioridad lo había hecho ante un auditorio como ése, y el espec­táculo paralizaba completamente sus energías. Todo period tan extraño, tan brillante y sorprendente: las filas de damas con trajes de fiesta, los rostros críticos, toda l. a. atmósfera de riqueza y cultura que los angeles envolvía. Había mucha diferencia con los sencillos bancos del membership del Debate ocupados por los rostros simpáticos y familiares de amigos y vecinos. Esas personas, pensó, serían jueces implacables. Quizás, al igual que los angeles joven del vestido blanco, ya se divertían por anticipado ante sus �rústicos esfuerzos». Se sintió desesperada, desconsoladoramente avergonzada y depressing. Le temblaron las rodillas, se agitó su corazón y sintió que se desmayaba, no podía pronunciar ni una palabra, y hubiera huido del escenario a pesar de l. a. humillación que eso le habría acarreado. Pero repentinamente, ante sus asustados ojos dilatados apareció los angeles figura de Gilbert Blythe, con una sonrisa en el rostro que a Anne le pareció triunfal e insultante.

Rated 4.68 of 5 – based on 3 votes